Metábasis

Se desplomó y en su último estertor susurró: No hay pero que valga. La mujer pidió entre gritos a un doctor. Se acercó un tipo que había presenciado la escena de muy cerca y sin temor señaló: es un claro ejemplo de metábasis.
Lo que nadie sabía es que el sujeto era doctor en literatura.

Autor

Nombre: Guillermo González

3

58

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies