Metamorfosis

Mientras observaba los angelotes del techo del Paraninfo y Anca Smeu hacia el amor a un Stradivarius de 1707, ella, que era una y la tarde muy distinta a cualquier otra tarde, se entregó a la imaginación...

Disfrutando de una evocadora tarde añil...

Por un instante lo imaginó a él, que también era uno,
lo dibujó en sus planes de vivir con la risa por bandera y también en el atardecer de los domingos, entraba en la ducha,
en la sábana y el calcetín perdido

Entraba por la ventana, abriendo la jaula,
salvando los candados y la distancia

Llegaba para acurrucarse en el sofá de los juegos,
junto a una gata blanca y los antihístamínicos
en una perfecta mezcla de ausencia de prisa y justas dosis de sonrisa

Entraba un arco iris por la puerta provocando que lo hicieran canción,
lo imaginaba a él taciturno, acompasado con ella,
tan diurna
incluso a falta de sol

Imaginaba que entraba en sus sueños
con un cuento improvisado desde un espacio exterior.

Imaginó que podría ser
colina por la que rodar
y que lo podría esperar
en el andén n° 1
de cualquier estación

Imaginó que podrían sincronizar el café de la 13:00 para él
junto a su clara de limón
sin importar el desencuentro del sabor...

La imaginación metamorfoseó
hacia un dulce sueño
en el que él era poema
y también abrazo a un almendro en flor.

Autor

Nombre: Bea López Jerez

34

265

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies