Mi primera vez

— ¿Nunca?
— Jamás.
— No me lo puedo creer.
— Te lo juro, es mi primera vez.
— Vale, te diré como se hace. Lo primero es la seguridad. Toma, ponte esto.
— ¿Así?
— No seas bruto, deja que el elástico se deslice hasta la base del cuello. Eso es, perfecto. Ahora coloca tus manos aquí y agárralo bien.
— ¿Te parece que lo hago bien?
— No hace falta que estés tan tenso, relájate. Mira como lo hago yo, con suavidad.
— ¿Mejor?
— Bastante. Ahora… ¿Estás preparado para echar a un lado la delicadeza y dejar salir tu lado más salvaje?
— Sí.
— Vamos allá.
Los dos hombres, ocultos bajo sendos pasamontañas y armados con escopetas, bajaron de la furgoneta y derribaron la puerta del banco con una patada mientras bramaban: “¡Manos arriba, esto es un atraco!”.

Autor

Nombre: A. Oser

13

154
1 comentario
  1. No sé si lo he leído muy rápido o es que el autor nos pone una cortina de humo para sorprendernos al final , pero yo juraría que con la primera vez me había pensado otra cosa. Claro, mi primera vez, son palabras ya encasilladas en un contexto, y cuando se dicen, todo el mundo va a ese contexto, y por eso, nos has despistado tanto como lectores. Muy bueno.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies