Momento

Al principio de la cola hay un escritor firmando sus novelas. Estamos tan apretados, que sudores y colonias se mezclan en un perfume ambiguo. En un momento dado, el hombre que acompaña a la mujer que tengo delante la suelta y se aleja para hablar con alguien. Ella, atenta al escritor, mueve, distraída, la mano hacia atrás buscando la de su acompañante. Yo pongo la mía a su alcance; ella la coge, la aprieta, la abrasa con sus labios, la mete bajo el jersey sobre el vientre templado. Yo extiendo los dedos y rozo a un tiempo la base de sus pechos y el declive de su ombligo. Ella retrocede, encajándose en mí como una O en una C, cambia el peso de su cuerpo de un pie a otro, escorando sus caderas de babor a estribor, moviendo sus glúteos con cadencia caribeña pero suave, sutil y repetidamente, en una suerte de tortura lúbrica que me deja incandescente. Llegamos al escritor; ella me suelta y le da la novela; al cabo se gira, me ve, busca a su acompañante, me vuelve a mirar con sus ojos violeta durante un año luz; reflexiona, despega los labios. Yo me quedo atornillado al suelo como un jodido parquímetro y una mueca idiota en el rostro arrebatado; aguanto el tipo mientras ella me escanea; da un paso hacia mí; aprieto tanto mi libro que lo exprimo y las letras se derraman por el suelo. De pronto su acompañante regresa, la agarra de la mano y tira de ella mientras alude a lo tarde de la hora; ella se deja arrastrar por él sin dejar de mirarme. Desaparecen. Pasó el momento.

Autor

Nombre: Bulgákov

1

13

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies