Mutaciones

Una gran nube verde filtra los rayos del sol. Mientras, los científicos abandonan la zona de estudio. Se llevan las muestras, los maletines, los trajes a prueba de invasiones bacteriológicas. Atrás queda un paisaje en apariencia desolado, explorado y explotado hasta la saciedad.
Los habitantes de la zona, sin embargo, se quedan. Con sus brazos de más, sus ojos en la frente y su nueva especialidad de patas de pez a la plancha sobre la mesa, parecen haberle cogido el gusto a la vida tras el accidente nuclear.

Autor

Nombre: Esther G. Babin

13

98

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies