Naturaleza del amor

Acaríciame el rostro con ternura y pasea por mi cuerpo con suavidad, como una oruga que deambula entre hojas. Aletea a mi alrededor, revoltosa y honesta como una libélula perdida. Trepa hasta mis reflexiones como una raíz que se abre camino a través de la tierra y búscame en momentos de necesidad, como un girasol a mediodía. Concédeme tu dulce miel y escapa de la colmena como un zángano rebelde. Chapotea en mi estanque cuando se inunde, pero con cuidado de no ahuyentar a los renacuajos. Y por favor, vete cuando te lo pida, antes de que rompa tu maravillosa naturaleza.

Autor

Nombre: Julio Romero

1

49

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies