No es fácil la vida

Se sentó al borde de la cama. Se arregló el cabello rizado, un poco enredado, bastante largo. Las pantuflas invitaban a comenzar el martes con paso cómodo y tranquilo. Miró la ventana casi con estelas de estrellas doradas. La luz caía sobre sus hombros.
Sonrío, el día parecía distinto de lo que había sido la noche. La emergencia por la que la habían llamado había sido compleja. Luchar contra dragones azules no era fácil. Eran los más experimentados de la legión. Añejos. Precisos en sus movimientos. Con esa inquietante aptitud de convertir el agua en fuego en una milésima de segundo. Estrategia sorprendente. En fin, diez dragones intentando pasar el portal no era nada simple.
La luz, esta vez azul le dio en los ojos. La encandiló despabilándola un poco y recordando que el día iniciaba.
Vestido a flores, saco largo carmesí, la bolsa con las cosas, la de todos los días. Un buen café y un croissant bastaron para ponerse en actividad. Todo tranquilo en el barrio. El sol brillaba. Cruzó el portal del colegio, firmó la misma planilla de todos los días. Saludó a la secretaria. Subió la escalera. Abrió la puerta. Se sentó en el escritorio.
“Buen día chicos, tomo asistencia y nos ponemos a trabajar. Hoy vamos a ver: El Ciclo de la Fotosíntesis”.

Autor

Nombre: Silvina Domínguez

22

115

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies