¡No! No es el recuerdo

No es solamente el recuerdo lo que me lleva —en volandas— hacia ti; son las luces, fogonazos de colores, explosiones de estrellas y de flores que “revientan” junto a mí, envueltas en un halo de melancolía carmesí que, por un momento, me hacen tropezar y caer de bruces contra el suelo gris.
¡No!, no es el recuerdo el que me habla así; Es la brisa húmeda, que viene colmada de olores, inundando de aire antiguo y promesas recientes mis pulmones; convirtiéndose en una asfixiante sensación de locura y frenesí.
No es, sin embargo, el recuerdo lo que más me duele, aunque se clava en el mismo corazón, cual afilado cuchillo de nieve. Es tu mirada ajena, perdida y sin ninguna pasión ya. Son tus labios fríos, es tu sonrisa breve, la mueca definitiva que rompe del todo mi verdadera ilusión. Y entonces, solo entonces, tembloroso y aturdido, apenas acierto a preguntarte: —Amor… ¿Ya no me quieres…?
¡No!, no quiero escuchar tu contestación, …y en ese silencio tenso me explotan lo oídos, y el alma se llena de un dolor tan intenso que apenas me deja mover. Aun así, escapo “corriendo”, detrás otra vez, del más hermoso de los recuerdos en que todavía puedo disfrutar de tu mirada comprometida, de la fragilidad de tu sonrisa y del sabor celestial de tus dulces besos.
Escapo de ti, y, sin embargo, no puedo dejar de perseguir tu idolatrada sombra: “el maldito recuerdo”, convencido —ingenuo de mí— de que algún día, hace escasamente nada, me quisiste de verdad.

Autor

Nombre: Ángel Rebollo Santa Paula

46

138

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies