OCASO

Habían pasado del chinchón a la canasta en menos de un año. Resistieron la carioca un par de meses y en otoño empezaron al guiñote. Acabaron el verano al julepe y hoy, reparten al tute mientras doblan las campanas. En el silencio de los dos el mismo deseo: que sea el otro quien aprenda al solitario.

Autor

Nombre: Trini Rodríguez

17

70

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies