Ortografía de un desamor

Deja unos puntos suspensivos dibujados en la mesita de noche cada vez que sale de mi vida...
Cuando regresa, abre comillas y me susurra en negrita palabras de amor separadas por comas. Entonces, olvido y cierro con paréntesis esos días oscuros. Su sonrisa mayúscula me atrapa.
Pero hoy, después de muchas erratas y signos de interrogación, escribo en su última página:
- ¡No aguanto más tu mala letra! Punto y final.

Autor

Nombre: Carmen Ferrer Atienza

10

49
1 comentario
  1. ¡Genial, Carmen! Me encanta

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies