Pan

Mi padre olía a cereal tostado. Tenía el mismo aroma que el viejo horno, donde me había contado que mi abuela hacía el pan, y donde preparaba rosquillas para las fiestas. Mi padre tenía la piel tostada del mismo color que aquellos panes enormes que duraban muchos días tiernos. Nadie me lo dijo, pero yo sabía que mi abuela lo había hecho a él en ese mismo horno, como si fuera una torta de almendras. Por eso siempre le tuve envidia, porque desde niño me explicó que yo había salido simplemente de la barriga hinchada de mi madre.

Autor

Nombre: Alejandro Ruiz

3

79
1 comentario
  1. Muy bueno. Mi voto y felicitaciones.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies