Perdiendo el sur

Aquella madrugada comprendió, más que nunca, que el mundo solo le pertenecía a quien se atrevía. Y, a pesar de no haber cumplido todavía los 13 años, hacía tiempo que sentía esa necesidad imperiosa de dar un paso adelante y comenzar a trazar su propio camino. Era totalmente consciente de que en la vida había que correr ciertos riesgos y peligros para alcanzar un sueño; y el suyo, caprichosamente, estaba a escasos kilómetros. El sol aún no había aparecido en el horizonte cuando, tras reunir el valor suficiente, se escondió en los bajos del camión con la esperanza de perder el sur para encontrar su norte.

Autor

Nombre: César Guessous

195

876
3 comentarios
  1. precioso¡¡

  2. ¡Muchas gracias! ☺

  3. Qué bueno amigo!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies