Prenda delicada

—¿Qué tal te ves?

—Creo que me queda grande, parece que me he puesto un saco ¿no tienes una talla más pequeña?

—No, lo siento. Y no se admiten devoluciones una vez que te la has probado, política de empresa.

—¡Pero me queda cinco tallas grandes! ¿Qué voy a hacer?

—Tendrás que quedarte con ésta. Y puedes decorarla a tu gusto, pero eso ya es cosa tuya.

Aceptó el trato y leyó las instrucciones escritas en la etiqueta: «Prenda delicada. Acabará acostumbrándose, con los años sentirá que se ha adaptado y no será sensación. Es mejor que la vida le venga grande pero tenga espacio para moverse a que sienta que le queda estrecha y no le deje respirar. Lavar a mano. No usar lejía».

Autor

Nombre: María Eugenia Hernández Grande

12

117

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies