Preparativos

Su conciencia no podría soportarlo, pensaba tras haber desplegado ante si varios cuchillos de cocina. Pero ¿qué importaba su conciencia?, le decía su lado malvado mientras elegía definitivamente el más mortífero, el que utilizaba para trocear la carne cuando su mujer se lo ordenaba porque no había querido pedírselo al carnicero.
Ordenando, siempre ordenando, aquello tenía que acabar de una vez por todas. Oyó pasos aproximándose. Era su mujer que se había levantado y que, tras ver todo aquel despliegue, le ordenó “ya estás guardando todo eso y volviendo a la cama. La carne no se hará mañana”.

Autor

Nombre: Antonio Pérez Ruiz

8

44

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies