Reescribiendo historias

Algunas llegan a mí con la marca del anillo aún candente en el pómulo; otras sin marcas a la vista pero con huellas inconfundibles de vejaciones, abusos, maltrato. Todas hablan el mismo idioma: el de las víctimas de violencia de género. Para mí lo primero es que se sientan cómodas, dejarles claro que mi cometido es abogar por ellas, no censurar. Les ofrezco mi confianza sin ambages y de forma inconsciente, casi involuntaria, termino hablándoles de mí, de mi gusto por viajar, de mi afición a la escritura. Esto último siempre logra despertar al momento su interés; al principio pensaba que el motivo era simple: nada como la lectura para evadirse un rato de los problemas. Después he ido comprendiendo que ellas van más allá. Me lanzan miradas de esperanza. Al fin y al cabo soy su abogada: han venido a mí para que les ayude. Quieren ver si soy capaz de reescribir su historia.

Autor

Nombre: Carmen Andrey

10

80

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies