Relaciones fugaces

Suena el teléfono, lo descuelgo.
—¿Diga?
—¿Randa? Soy yo, tesoro. Ya estoy en la M-30. El tráfico está espeso como las lentejas que hace tu madre —reprimo una carcajada—. De todas formas, estaré ahí en quince minutos.
—De acuerdo —le digo.
—No quiero que me recibas desnuda como la última vez —me pide.
—¿Entonces? —le pregunto.
—Déjate los pendientes puestos, el tiempo ha refrescado —me dice con voz de arena.
—Es así como voy ahora vestida —le informo, sintiendo arder las mejillas y el mistral trepar por mi espalda como una enredadera.
—Pues dile a tu piel que la espera ha concluido, porque mis labios ya están a siete semáforos de distancia —me dice antes de colgar.
Me retiro del teléfono con una sonrisa en mis fruncidos labios, y sin ningún remordimiento por haberle mentido a un desconocido. Y es que cuando pasas de los sesenta años, los hombres solo te llaman por equivocación.

Autor

Nombre: Rafael Novoa Blanco

1

35

Deja un comentario

50 más votados (Ene’19)

Votes : 422
Votes : 155
Votes : 139
Votes : 123
Votes : 110
Votes : 90
Votes : 65
Votes : 46
Votes : 44
Votes : 37
Votes : 32
Votes : 27
Votes : 21
Votes : 20
Votes : 14
Votes : 13
Votes : 11
Votes : 9
Votes : 8
Votes : 8

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies