Rescatando palabras

Hace más de cuarenta años que espera el momento. Recuerda impaciente la nota que escondió debajo del viejo tocadiscos, cuando era sólo un crío que aún no se afeitaba y perdía el tiempo entre la música y los cigarrillos. Ahora la despliega entre sus dedos anhelando un secreto que se desvelará, pensando que quizás le conmueva, pues jamás ha sido capaz de recordar lo que escribió, al escuchar al vuelo en una taberna, las palabras de aquel sabio desconocido y que al volver a leerlas resuenan vanas en su cabeza...”todos sabrán mejor que tú qué debes hacer en la vida (...) sólo estoy seguro de que sentir la vida no es lo mismo que simplemente vivirla (...) yo mismo tuve que inventar un mundo para salir del falso (...) recuerda que para no perder la memoria conviene escribir lo vivido”.
Veinte años más tarde, como si no hubiera pasado el tiempo, vuelve a abrir una nota que evoca de algún modo la de antaño; Diagnóstico: demencia.
En ese momento le sobreviene un pensamiento: “Menos mal que desde entonces no he prestado verdadera atención a nadie salvo a aquel sabio de mi infancia que sin querer salvó el resto de lo que me queda de vida”.

Autor

Nombre: RAFAEL BADILLO FUENTES

5

51

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies