Sauce Llorón – Salix babylonica

Es el sauce uno de los más tristes personajes naturales. Siempre decaído y apesadumbrado.

Desde el comienzo de su germinar, llora el sauce hasta casi tocar la hierba. Como lloraban los hebreos cuando fueron exiliados.

Cuelgan sus ramas rozando el suelo y sus hojas resbalan tristes y pesadas doblándose hacia abajo en su copa.

Parece que quisiera enterrarse de nuevo en la tierra de la que sale su tronco, y hundirse como sus raíces, huyendo de un mundo que le resulta angustioso y amargo.

Dicen que junto al Sauce Llorón van los dolidos enamorados cuando les parten el corazón. Se sientan bajo su manto de hojas y se apoyan en su tronco, con los ojos llenos de lágrimas y su pena de desamor. Y siendo este árbol de un poder empático tan poderoso, se alimenta de la pena de los corazones rotos y llora con ellos su pérdida.

Tras décadas escuchando pesares de amoríos, no suele vivir el sauce más de sesenta años, ya que un corazón sin amor, es sabido, que no alcanzará el centenario.

Autor

Nombre: Laura Da Silva

1

48

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies