Tecnofobia

Desde ese día, nadie vende barquillos en el parque; se adquieren en máquinas expendedoras, previo pago mediante chips implantados en nuestras córneas.
Desde otro día, no hay puesto de periódicos en la plaza; permanecen abandonados y desvencijados, porque las noticias nos llegan al momento en formato digital.
Desde aquel otro día, las puertas de los bancos de la calle principal están selladas y sus grandes ventanales tapiados; ya operamos a escondidas y en silencio desde el móvil o la tablet.
Desde no me acuerdo qué triste día, han cerrado los centros de preparación al parte y las maternidades; las nuevas parejas eligen sus retoños en la web del Centro de Clonación Estatal, y los reciben a través de una mensajería.com que opera con drones especialmente diseñados para el caso.
Eso sí, para cualquier casuística pensable, y a veces impensable, podemos descargarnos una App que nos permite centralizar todas y cada una de las reclamaciones a las que, a juicio de la autoridad competente, tenemos derecho.
- ¡Qué agobio! -

Autor

Nombre: Alfonso Cajigas Delgado

38

110
1 comentario
  1. Genial . Sencillamente genial

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies