Todo un mundo

El mundo era una esfera casi perfecta, con una pequeña colina. Tierras calizas lo cubrían y ríos que se entrelazaban lo surcaban. Había un lugar único en donde a veces corría un aire que parecía desinflar el mundo. Sus habitantes entonces, entrenados para ello, tapaban el hueco y todo volvía a la normalidad.
Este mundo orbitaba de manera muy distinta al nuestro y alrededor de él orbitaban personas. Sí sí, personas: todas las amantes del baloncesto.

Autor

Nombre: María García Labarga

3

68

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies