Tragedia

El niño escuchó que lo llamaban por su nombre, fuerte y claro, con insistencia. Miró a todos lados y no vio a nadie. Bajó de su caballito de juguete y estuvo un rato en reflexivo letargo. De nuevo algo o alguien lo llamó. Allá enfrente, al otro lado de la calle, era su madre, a quien no veía desde aquella tarde en que la metieron en un hoyo en la tierra. El niño dio cuatro pasos. El quinto quedó en el aire. El autobús no logró frenar a tiempo.

Autor

Nombre: Alejandro Barrón

53

234

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies