Trópico insólito

Como si el tiempo se hubiera detenido, ahí estaba ese pueblo agrícola 200 años después, vestido con encajes y terciopelos dándole la bienvenida a la marquesa y su noble esposo.
Presidía la comitiva la madre de la marquesa, terrateniente del lugar, quien había enviado a su hija a Francia con la misión de conseguir un marido noble venido a menos por la falta de dinero.
Cumplida su misión la hija estaba de regreso con su noble esposo y la madre procedía a cumplir la suya, la cual consistía en darle una suma mensual para sostenerle así su presunción de noble adinerado.
Todo marchaba muy bien hasta el día en que el marqués al darse cuenta de que su suegra gozaba de una gran fortuna le exigió una mesada mayor.
La hija, temerosa de perder a su marido, se solidarizó con él y entre ambos poco a poco le quitaron el dinero a la madre.
Así las cosas, el marqués que sí sabía para qué sirve el dinero, gastaba cada día más en diversiones y se ausentaba cada vez más de su esposa.
Finalmente regresó a su patria con el resto de esa fortuna y la madre y la hija se convirtieron en servidumbre de otros que, al igual que el marqués, venían de otros mundos.
Trópico insólito, criadero de singulares faunas que para diversión y pena se mecen sobre el abismo del ridículo.

Autor

Nombre: Ana Gloria Henao de Orozco

1

36

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies