Un momento en una agenda

La música me llegaba acompasada con el sonido de las olas rompiendo en el espigón. El concierto del año: Los Secretos, Nacha Pop y Joaquín Sabina, y yo sentada a solas en la terraza del bar, intentando reconocer las canciones en la distancia.
Pasadas las doce los clientes fueron llegando y en unos minutos el negocio estaba a tope.
—Ha sido la hostia, tía, no sabes lo que te has perdido —comentaban. Como si no tuviera yo bastante.
Acababa de cerrar cuando tocaron a la puerta. “Algún coñazo que no se resigna a terminar la noche” —pensé. Miré por entre las persianas y allí estaban ELLOS, llamando a las puertas de mi bar.
—Perdona las horas —dijeron—, ¿podríamos tomar algo antes de volver al hotel?
No contesté siquiera. Abrí y pasé detrás de la barra.
Mientras bebían y reían intercambiando anécdotas de sus giras, yo intentaba parecer muy ocupada, pero no conseguía apartar la vista de él. Cuando se marchaban se acercó donde yo estaba y me preguntó si podía quedarse y ayudarme a recoger. El resto de la noche podría ser la letra de una bonita canción.
Años después leí la noticia en la prensa: Muere Antonio Vega, uno de los fundadores de Nacha Pop.

Autor

Nombre: El Mecánico

19

69

Deja un comentario

50 más votados (Nov’18)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies