Un rostro familiar

Cada vez que la veía,la tristeza se apoderaba de ella.
Los ojos de aquella niña estaban llenos de miedo. Podía sentir la angustia que la devoraba por dentro, a pesar de que sus labios intentaban esbozar una sonrisa.
No sabía quién era, pero su rostro le resultaba familiar. Incluso podía asegurar haber oído su voz, dulce, tímida, como un susurro.
Decidió descolgar la foto de la pared, y guardarla en un cajón; aquella desconocida despertaba en ella sentimientos que no entendía.
Al girar la imagen, vió un nombre escrito,Elisa.
Vaya, pensó, que curioso, se llama como yo...

Autor

Nombre: Ana Isabel Rodríguez Vázquez

35

115

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies