Una visita inesperada

Recuerdo que era muy tarde. Había pasado todo el día preparando el seminario para la próxima semana cuando la madrugada me sorprendió rebuscando entre carpetas y apuntes tachados.

Mi despacho parecía un campo de guerra. Tazas de café a medio beber en todo rincón imaginable, una montaña de colillas asfixiándose en el cenicero y un manto de papeles cubría la estancia como una repentina tormenta de nieve invernal.

La lluvia golpeaba las ventanas con fuerza y la dichosa diapositiva 23 seguía sin aparecer.

Unos firmes golpes en la puerta me sobresaltaron y dejé caer las carpetas. Comprobé mi reloj. No esperaba visitas y menos a esas horas. Preferí fingir que no había nadie en el despacho con la esperanza de que fuera quien fuese se marchara. Me dejé caer en la silla y encendí un cigarrillo. Tanto esfuerzo me estaba matando.

La puerta sonó de nuevo.

Me levanté a regañadientes. Abrí la puerta airado y dispuesto a despedir personalmente al inoportuno visitante pero no había nadie en el rellano. Recorrí el oscuro pasillo asombrado y receloso. No, ni rastro de que alguien hubiera estado allí.

Cuando regresé a mi despacho, algo crujió levemente a mis pies. Un periódico.
Estaba manchado de una sustancia reseca y rojiza y se podía leer "Lo siento" escrito con rotulador en el borde superior. La página mostraba la fotografía de un accidente de tráfico. No pude distinguir a la víctima pero me fijé en que sostenía algo en su mano.
Una diapositiva marcada con el número 23.

Autor

Nombre: Rènard

0

53

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies