Valquiria moderna

Tenía ante sí una invitación que, difícilmente, se repetiría en su vida. Era un riesgo que estaba dispuesta a correr. Simbolizaba la aventura que siempre había querido vivir y, sin embargo, ahora que podía llevarla a cabo parecía que los miedos hacían acto de presencia. Había decidido encargarse de su vida y no legar la tutela de su existencia al azar, no fuera a ser que la acusaran de lenidad. Hasta ahora se había considerado una especie de factótum, siempre dispuesta a satisfacer las necesidades de los demás. El sosiego acaparaba sus días, la monotonía se deslizaba a sus anchas, sumergiéndola en una rutina que empezaba ya a ahogarla. No obstante, parecía que pronto las cosas empezarían a tomar otro cariz. No había retorno. Un universo inexplorado se agrandaba ante aquellos ojos que miraban como niños, sedientos de curiosidad ante lo ignoto. Sería la pugna entre la consciencia y la intuición la que la llevaría a encontrarse consigo misma. Aquel era un intento de subsistencia, un conato de supervivencia. Quería convertirse en una valquiria moderna, en una abanderada de sus ideales. Estaba dispuesta a desafiar sus propias inquietudes y zarpar rumbo a sus sueños. Se hallaba en un buen punto vital, lo sabía. Fluía y en esta ocasión se iba a dejar llevar. “No sabía lo que podía llegar, pero fuera lo que fuera, iría hacia ello riéndose”…

Autor

Nombre: Mª Aránzazu Hernández Hernández

1

75

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies