Vanidad

Habían planeado durante meses aquel viaje a Florencia.
Él se dejó envolver por la historia de los Médici y los paisajes de la Toscana.
Se empapó de arte y arquitectura y respiró efluvios renacentistas por museos y galerías.
Ella desfiló por el Puente Vecchio con los pies doloridos por los tacones, mientras soñaba con bolsos de diseño y capuchinos desnatados.
Y allí, bajo la obra maestra del gran Miguel Ángel, él admiró emocionado las dimensiones, la composición,la belleza sublime... Mientras ella se ruborizaba, convencida de que aquel gigante blanco le ponía ojitos.

Autor

Nombre: Ana Isabel Rodríguez Vázquez

27

71

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies