Vaya por Dios

Detengo el coche en el semáforo y aprovecho para relajar las piernas, que no han dejado de temblar desde que arrancamos. No me sorprende: después de cuarenta años ya estoy acostumbrado a que el cuerpo no me responda cuando lo necesito. No quiero ni pensar que ocurriría en una hipotética situación de tipo sexual.
―Qué guapo estás conduciendo, hijo mío. Si te viera tu padre...
―Señora, por favor ―la reconviene el ingeniero―, a ver si pudiera estarse calladita. En qué estaría yo pensando cuando la dejé subir ―reniega entre dientes.
Eso mismo me pregunto yo, parapetándome en el asiento: “Cómo dejaría que me acompañara”. Desde luego, no se me pasó por la cabeza que pensara subirse al coche, y mucho menos que se lo permitieran. ¿Pero en qué país vivimos?
El verde del semáforo se ilumina y, entre tirones, volvemos a la vorágine del tráfico.
―Adelante a ese vehículo ―me indica el examinador.
―Ten cuidado, Paquito ―interrumpe mi madre―, que los de las furgonetas no respetan a nadie.
Observo por el retrovisor que el buen señor opta por callar, convencido de que mi madre no lo hará. Al volver la vista hacia delante, la dichosa furgoneta parece de repente mucho más grande. Tras un ligero roce sin importancia, aunque algo aparatoso, consigo esquivarla de un volantazo. La arriesgada pero hábil maniobra provoca el asombro de los que circulan por el carril izquierdo, que lo exteriorizan con pitidos y gritos de aliento.
―Para en cuanto puedas, hijo, que este señor no tiene buena cara.

Autor

Nombre: Gregorio Vega Cuesta

66

210

Deja un comentario

50 más votados (Ene’19)

Votes : 419
Votes : 154
Votes : 139
Votes : 123
Votes : 110
Votes : 89
Votes : 65
Votes : 46
Votes : 44
Votes : 36
Votes : 31
Votes : 26
Votes : 21
Votes : 20
Votes : 14
Votes : 12
Votes : 11
Votes : 8
Votes : 8
Votes : 8

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies