Viaje a «Poniente»

Mis manos tocaban tu piel de terciopelo, tan suave. Era para mí la primera vez. Los nervios a flor de piel, el corazón a mil revoluciones. Vacilante me acerqué, casi con miedo. No quería hacerte daño. Envuelto entre sábanas, ahí estabas esperándome. Llevaba tanto tiempo retrasando este momento…Te toqué con la yema de los dedos muy sutilmente, como una caricia, como un suspiro. A hurtadillas, para que nadie nos viera, solos tú y yo. La luz se colaba por el resquicio de la ventana. Un tenue reflejo me dejaba intuirte, más que verte. Esa atracción fatal, esa inmensa curiosidad, esa mágica sensación que se tiene al descubrir el amor prohibido.
Y ahí estábamos los dos, tú dispuesto a ser abierto, y yo dispuesta a leer todas y cada una de tus páginas, todas y cada una de tus líneas, y transportarme a la época y al lugar en que se escribió el libro, y pasearme entre los personajes como si fuera un espectador en tercera persona. Llevaba ahorrando mucho tiempo para poder comprarme esa edición especial de mi libro favorito.
Y como el que no quiere la cosa, me encontré en el medievo, paseándome entre dragones, gigantes, espectros, valles, montañas, ríos, muros de hielo…y me convertí en uno de ellos por unas horas, y comencé a sentir frío, ya no sé si porque la chimenea estaba en ascuas, o porque me había metido tanto en la historia que se me había olvidado salir…Saldré no obstante, no ser que algún ser imaginario me decapite…o quizá me envenene, confundiéndome con un personaje real.

Autor

Nombre: ALMUDENA MELCON YUSTE

0

12

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies