Vidas

La niebla espesaba y llamaba a masticarla. Envuelto en su húmedo manto, la entreví: pequeña, adorable, mía… Sobre los humedecidos adoquines, escuchaba el taconeo de los pequeños pasos hacia ninguna parte. La abordé al doblar la siguiente esquina. Con mi cuerpo ligado al suyo, quedó pegada a la fría pared. Aspiré profundamente su perfume, reconociendo incluso el miedo que exudaba su piel. Ella percibió mis intenciones cuando la miré, la toqué… ¡Cuán maravillosa música la del horror femenino y mi risa seca resonando en su cabello! Traspaso su carne. Un único golpe en el suelo y la embriaguez de la sangre me abruma al verla, olerla, saborearla… Acabé este trabajo. En paz hasta el siguiente. Diario de Jack “El Destripador”.

Autor

Nombre: TERESA RODRIGUEZ MARTINEZ

11

52
1 comentario
  1. Consigues un impactante retrato de la escena. Muy bueno. Tienes mi voto.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies