Ya no.

Cae la noche. Llega el silencio. Las horas pasan. Un velo cada vez más negro cubre mi piel desnuda. De pronto un sonido quedo, un suspiro, y de nuevo el silencio. Me incorporo. No es más que mi respiración. Lloro. Estoy viva. Luego, la nada. Empieza de nuevo. Silencio, Respiro, Nada.
Amanece. El negro velo se diluye con el primer rayo de sol que acaricia mi espalda. Me giro y no estás. Cierro los ojos rezando para que cuando los abra hayas vuelto. Nada sucede. Escojo. Apenas respiro. El velo se adueña de mi cuerpo hasta hacerlo invisible. Ya no me ven. Ya no me ves. Ya no.

Autor

Nombre: ESPERANZA AMOR GARCÍA

3

61

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies