Zapatos nuevos

Ocurrió de repente, no tuvo tiempo de darse cuenta de nada. Solamente sintió un golpe seco y lo siguiente fue verse tendido en el suelo de una forma extraña.
Pero lo que más le llamaba la atención era que le faltaba un zapato cuando consiguió verse los pies, acababa de estrenarlos y ya le faltaba uno.

Autor

Nombre: Fernando Bermudo

0

45

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies