Cinco minutos (Olivia Carballar)

Eran las cuatro de la madrugada. Javier me dio un euro y lo eché en la máquina de música. Tears dry on their own, de Amy Winehouse. “Brindemos por Simeón”, dijo Javier alzando su vaso de whisky. Yo choqué mi botella de agua de plástico contra el cristal. Fue un acercamiento suave, sin estridencias. Por primera vez Simeón dejó de ser un tabú entre nosotros.

-¿A que le quieres?

-Claro. Decía que Amy iba a ser grande cuando nadie la conocía.

Retrocedimos en aquel bar a los años en que Simeón era mi amante. El tapón de la botella cayó al suelo. Javier dejó el vaso sobre la barra. And in your way / Tears dry on their own.

-¿Echas de menos verle?

-Sí, a veces.

-Tiene que ser un gran tipo.

Yo no respondí. Cuando terminamos de besarnos sonaba una canción de Elvis. No recuerdo cuál. Eran las cuatro y cinco de la madrugada.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario