Cirugía plástica (Ángeles Sánchez Gandarillas)

Después de su accidente de coche, las innumerables intervenciones quirúrgicas le dejaron cicatrices que desentonaban con su cuerpo cuidado y atlético, y no lo soportaba. A pesar de que tendría que someterse a dos operaciones más para retirar los hierros de algunas fracturas, decidió acudir a una clínica de cirugía plástica. Supo por un amigo que uno de los especialistas practicaba una novedosa cirugía estética donde se preveían y evitaban futuras cicatrices.
Dos meses después sonreía ante el espejo; su piel aparecía intacta excepto una larga cicatriz en el centro del pecho, ese fue el acuerdo con el cirujano plástico, pero que gracias a ella, seguiría siendo motivo de admiración en playas y gimnasios: una cremallera.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario