Coleccionista de estrellas (María Antonia Blanco Moll)

Ella coleccionaba estrellas. Le encantaba hacerlo. Sabía que se trataba de una afición algo peculiar, y más aún lo que hacía con ellas; pero no le importaba porque aquello le hacía feliz. Y cuando le preguntaban a qué venía ese particular entretenimiento no tenía ni idea de qué contestar, solo que le hacía feliz.

Cuando una estrella le llamaba la atención, que no tenía por qué ser la más bonita, ni siquiera la más brillante, cerraba los ojos, deseaba alcanzarla y alargaba el brazo hasta el cielo tomándosela prestada a la noche. Y antes de guardarla en la vieja y oxidada caja metálica de galletas que había heredado de su abuela, donde esta solía guardar sus útiles de costura, escribía sobre ellas un sueño.

El número de estrellas que guardaba en la caja nunca era el mismo, pues cada vez que cumplía uno de aquellos sueños, le devolvía la estrella al cielo.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

1 comentario
  1. Que romántico me encanta, además te transporta a la magia de la noche!!!

Deja un comentario