Y colorín colorado (José María Remesal Pérez)

Por fin realizó su quimera: reescribir el final. Hasta entonces todo estuvo en su contra: un cuentista que la encuadró en su representación, la madrastra, sus hijas, el príncipe azul obstinado en constreñir su pie con un calzado de vidrio, el toque de queda… Antes muerta que estar empachada de perdices; así que llenó una maleta con un par de bragas, camisetas y unos vaqueros y se fue a vivir a la Alpujarra granadina con los hippies. Y desde aquel momento Cenicienta escribe poemas junto a un guitarrista incoloro, compartiendo con él canciones, dificultades, amor y presente.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario