Coma (Lola Sanabria García)

Sin prisas ni ruidos desquiciantes. Tranquilidad en compañía de las rapaces nocturnas. Mi sueño, al fin cumplido. La torre de vigilancia, mi castillo. Lejos del ajetreo de la ciudad. Ni un ser humano a la redonda. Naturaleza arropada de oscuridad. Sentado, con los pies sobre la mesa y las manos cruzadas debajo de la nuca, era el rey del mundo. Pocas probabilidades de incendio y mucho tiempo para fantasear. Pero el idilio terminó después de un año.  La cabina se hizo cárcel y los minutos siglos. Comencé a percibir el ulular del autillo, el chirriar de la lechuza y el chuchear del búho como una amenaza.

Hace varias noches que caigo en trance, o tal vez me duermo, no sé, el caso es que una bandada de aves me ataca con la intención de destriparme. Y vuelvo sobresaltado de madrugada de donde haya estado, con la boca seca y la camisa empapada de sudor. Ayer vi el primer picotazo en mi costado.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario