Comunicación (ELOI)

Llevé a mi nueva compañera a cenar a casa de mi mejor amigo y su mujer, para presentársela. La cena fue bien: la comida era deliciosa, y hubo buen ambiente. Cuando salimos a la calle, yo estaba contento, pero Marisa estaba muy seria, como desconcertada.
-¿Qué te han parecido? -pregunté yo.
-¿Pero no te has dado cuenta de que no se hablaban? ¡No se han dirigido la palabra en toda la cena!
– Es cierto, estoy tan acostumbrado que me olvidé de contártelo: Pablo y Cristina se peleaban muchísimo. Discutían por todo y llegaban a decirse cosas hirientes. Luego estaban unos días sin hablarse, hasta que se les iba pasando y recuperaban la normalidad. Pero esta normalidad invariablemente acababa con otra fuerte pelotera y otra vez se quedaban sin hablarse y sin mirarse una temporada. Hasta que, hace unos años, después de una de estas trifulcas y el consiguiente silencio, se les pasó el enfado, pero siguieron sin dirigirse la palabra. Volvieron a mirarse a los ojos y a hacer el amor, pero ya no se hablaban. Y así están desde entonces.
-¡Qué fuerte!
-¿Pues sabes qué me dijo Pablo el otro día? Que ahora está más enamorado que nunca de su mujer.
-¿Y ella le quiere a él?
-No lo sabe; no se hablan.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

2 comentarios
  1. Buenísimo, este relato corto de Eloi

  2. Me parece muy bueno, Eloi. A muchas parejas les pasa algo parecido.

Deja un comentario