Conclusión (Emilio Ángel González Pérez)

El primer rayo de sol irrumpió a mitad de su sueño, justo cuando el sol evocado proyectaba una grata luminosidad sobre el prado estival lleno de manzanos. Iba a girarse para dar la espalda a otra raída mañana que insistía en filtrarse a través del sucio ventanuco del sótano, cuando sintió la vibración y escuchó los cascotes rompiéndose.
Se incorporó semiconsciente, respirando a duras penas entre el polvo que se colaba por las múltiples grietas del techo. Otro rayo de luz, contaminado de partículas en suspensión, incidía ahora sobre su cabeza como una grotesca anunciación. Supo que era el final. Alargó el brazo hacia el macuto para extraer la foto de aquella por la que había vivido una vez y, dejándose caer sobre la colchoneta, afrontó sin temor su segunda muerte.
La demolición del portal 23 prosiguió sin incidentes. Sobre sus ruinas se edificaría la oficina principal del banco.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario