Conversando con la autoridad (Saturninos)

Ella me engaña, diosito. ¿ Qué puedo hacer? Búscate otra, es lo recomendable. No hay ninguna igual a ella, diosito; tú la concebiste única e irrepetible. Pamplinas; aunque sea diferente, todas son iguales; como cualquier hombre, créeme. Tú no entiendes eso del amor, ¿ verdad, diosito? Como que nunca te has enamorado. Nadie te conoce pareja. Siempre solo allá en el cielo, reinando sobre los mortales. Bueno; solo solo, no. Tengo mi creación. Paso mis buenos momentos. Por ejemplo, ahora puedo aconsejarte para que no equivoques el rumbo y te pierdas otra vez. Ya no tengo camino, diosito, desde que ella perturbó mi existencia. Practica la poesía; estás a un paso de volverte poeta. Te queda perseverar en el dolor.  Me moriré de hambre, diosito. La poesía no da de comer. ¿ Y si te concedo el Premio Nobel? Serás objeto de reconocimientos. Te convertirás en alguien importante, al que homenajearán. Tal vez ella reconsidere su postura y vuelva a quererte. Siendo así la cosa, a lo mejor acepto tu ofrecimiento, diosito. Entonces, ¿ el Nobel te viene bien? No sé, diosito; no sé qué decirte. ¿ Y si me engaña también con el Nobel ese?

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario