Craso error (Maribel Roldán)

Errores que se cometen, como quedarme un rato mirándote la boca.
A cada rato, más me gusta.
Como dejarme llevar cada vez que noto cómo hueles, e inevitablemente, cerrar los ojos por un segundo. Es respuesta innata, yo no quiero, te lo juro.
Y no quiero tampoco mirarte cuando nadie me ve, porque disimular se me da de pena, y lo que dicen mis ojos a veces, hasta a mí me escandaliza.
Y te juro también que quisiera no tocarte, ni rozarte tan siquiera, porque justo cuando tengo el puzzle medio terminado, vas quitándome fichas con cada beso casto, con cada roce de una mano. Y me cuesta volver a empezar.
Y si mis más bajos instintos me piden que, en una de esas, te suba mi mano por la espalda, te pegue a mí un poco más y me quede a vivir en tu pecho, ¿yo qué hago? Pues sonrisa amplia y nada fingida, porque con eso me basta. Aunque me trague las ganas, aunque las ganas me coman.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario