El criminal (Antonio Pérez-Durántez Bayona)

Soy un asesino. No me gusta que me llamen sicario porque mato por placer, no por encargo. Aparte tengo un trabajo, maquillando muertos con mi padre, en un lóbrego y húmedo sótano. Otra característica propia destacada es que siempre escribo rimando. Pero, ahora, déjenme que les cuente… lo de los asesinatos.
Acecho a mi pobre víctima, con disimulo estudiado, hasta que ella se confía y me tiene por un tonto inofensivo, que sin representar peligro, cruza sin más por su paso. Es entonces cuando la agarro, siempre desprevenida y siempre con mis propias manos, la sacudo, la volteo y con toda mi fuerza, contra el mero piso la estampo. Se escucha un “chak” de rotura y así queda, inmóvil, sin convulsiones ni espasmos. Son cientos las que he matado, ya ni llevo la cuenta, y no me canso. No tengo remordimientos, no siento pena ni embargo. Y al fin y al cabo, ¡qué quieren si a mí nadie me hace caso y las moscas me dan asco!

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario