Crisálida (Carla Reino Santos)

Era mi monarca favorita. Aún la recuerdo como si la observara posarse en mi camisa en cada atardecer, me olvido de olvidarla y cuando lo consigo, aletea tan fuerte, que su ruido resuena en mi mente. Era de esas que tienen alas tan enormes y brillantes como frágiles y delicadas. Se dejaba llevar por las ráfagas de viento, y batía sus alas a contracorriente sin importarle nada más que alcanzar el cielo. Tan libre e independiente como la mariposa que era. Sin embargo, permanecía en su crisálida buscando la soledad. Se desprendió de su coraza de la manera más hermosa posible. Y no sé en qué momento fue, que mi monarca, su ciclo de vida cumplió y en mi camisa nunca más se posó. Debí de ser iluso, que de una mariposa me enamoré queriendo cortar sus alas, en vez de suavemente acariciarlas. La amé tanto a ella  y tan poco a su libertad,  que ahora vivo condenado a ver alzar su vuelo solo en mi imaginación.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario