Cuando mi abuelo viajó a África (David Ortega Cerron)

-No se ve con los ojos sino con las células, y, primordialmente, gracias a la electricidad de tu cuerpo; no sólo a la luz, porque también podrás ver el negro y diferenciarlo de tus tinieblas. Ver es simple, automático, pero pronto aprenderás a mirar, y a darte cuenta de que en la mirada de los demás está también la verdad de lo que tú eres con respecto a ellos mismos. Sí, ver es definición. La verdad o mentira de verte en un espejo. ¿Soy yo? ¿Todo lo que siento y todo lo grande que creo ser, se resume en esto? Ver es un modo de captar el mundo que te hará perder los sentidos kinésicos que ahora tienes más desarrollados que nosotros. Ahora, cuando recobres la vista, abuelo, lo primero que harás será ir a la montaña y dar ese paseo que tanto te gusta, y allí comprobarás que todo tiene un contexto diferente al que tenía antes. Enseguida querrás volver a estar ciego, porque tus experiencias actuales se solaparán con los recuerdos en contextos más amplios y sugestivos. Más mentales. Sin embargo, un día te enseñaré fotografías de mis viajes por África y, entonces, tu imaginación volará y comenzarás a soñar sin confusión, sobre todo aquello que no has visto y desearás ver algún día.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario