Cuento mojado (Javier Pérez)

El papel está rugoso y mojado.
Llueve y no sirve ningún techo. Todo está húmedo y no sirve de nada secarlo. De nada sirve el calor de una chimenea, ni un subterráneo búnker, ni unas sinceras lágrimas. ­
El agua a todas partes llega y de todas sale.Los libros se empapan y lloran las palabras. No sale el sol por el día ni se ven estrellas por la noche. Los barcos dejaron de flotar hace tiempo. El mundo entero busca de puntillas al sol (lejano recuerdo).
Hay quien se refugia en las llamas del infierno, apilando cadáveres para ascender al reino de las cosas secas, pero también está el malvado reino mojado. Todos se ahogan, nadie se salva.
Él tiene la ropa calada, las manos rugosas, los dedos pálidos, las uñas moradas y los nudillos ensangrentados. Pegado a su ventana, oye aterrorizado los truenos y mira perplejo las gotas que caen en el jardín,antes gobernado por rosas y frecuentado por la muchacha de los ojos de agua, cuyo recuerdo encharcaba su corazón y lo arrugaba.
Ella yacía pálida, ausente de vida, en un colchón tan enfermo como su alma. La luz entraba y la miraba nerviosa, incapaz de iluminarla.
El mundo era gris y los colores habían muerto.
Él lloraba y no servía de nada.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario