Destiempo (Àngels Campos Martínez)

Yo madrugo porque el sueño es una burla, una trampa contra la vida que se encoge a medida que crece. A mí se me ha encogido tanto que el pasado ya no me cabe dentro y se me escapa; casi siempre por los ojos. Trato de guardar los trocitos en el pañuelo pero los pañuelos se me pierden, como a mamá los dedales y las gafas o ¿eran las tijeras de costura?
Hoy, en el jardín, el hombre de las manos blancas me ha acercado en la silla hasta la fuente. Una vieja cara de boba me mira desde la pileta sin fondo. Me habla desde lejos y casi no la entiendo. Yo me esfuerzo. Dice algo de unas casas donde se escucha la radio; de mujeres sentadas en sillas bajas que cosen en silencio y de mamá; a ella sí que la entiendo. Me llama desde la ventana con un gesto. Se hace tarde, dice. Quiere que entre y que la ayude a buscar algo en los armarios del sótano. ¿Qué es lo que tenemos que encontrar, mamá? ¿Y, la llave? Otra vez se ha perdido… pero si la tenías aquí, yo la he visto, estaba envuelta en un pañuelo…

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario