Días llenos (Estela Muerza Arriezu)

Era una persona oscura y no por su carácter, sino que su exterior era oscuro. Era capaz de caminar por superficies en blanco, azul, rosa e infinidad de colores haciendo experimentar sensaciones, lloraba cuando la lluvia le mojaba, se descoloría con el paso del tiempo, se intensificaba con el impulso ajeno, se vestía de mil maneras.
Era un ser que viajaba por medio mundo regalando sueños, cruzaba autopistas, atravesaba mares y ríos y salía seco de ellos, volaba sin descanso. Guiaba a terroristas y a santos, transmitía felicidad y tristeza, sabía de todos y de todos aprendía. Veía crecer a niños y acompañaba a las personas hasta su último día de vida. Llenaba días y noches y vidas.
Porque por él, había días blancos como el papel en el que escribo estas líneas, negros como la tinta que emborrona estos versos, azules como el alta mar, naranjas como el amanecer y bellos como la escritura. Había días sin sentido y días que quieren ser sentidos. Porque era capaz de hacer ver que hay personas que llenan tus días, seres que alegran tu vida, almas que sienten tus días y corazones que hacen tu vida.
Era un ser, era una letra de tinta negra que, unida a otras, formaba palabras.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario