Directrices para amarme (Abel)

Ha llegado el otoño a estas ramas de mi vida. Las hojas caen, los ojos pesan más que ayer, y usted todavía aguarda en el arcón que llevo conmigo. Ese que llaman melancolía. No la he conocido, pero la he amado constantemente. He vivido de usted y para usted, y ahora temo no encontrarla nunca. Pero si se da esa casualidad de que usted me encuentre agonizando, haga el favor de rematarme. Poco a poco, de manera dulce. De tal modo, si me ve enamorado, no sienta vergüenza de preguntarme. Ojalá tenga fuerzas para contestarle. En el caso de que mi amor sea dirigido hacia usted, y que no le quepa duda alguna, y sea ocupado el vacío de mi pecho por la sola mención de su nombre, no lo dude, por favor, y béseme. Quizá pueda morir en paz, o en paz morir pueda.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario