Un domingo por la mañana (Doga Aslaner)

Abrí los ojos un domingo por la mañana, para encontrarme con los suyos. Negros, brillantes como el primer día que le conocí. Los ojos con los que soñé, seguían allí al despertarme.
Tenía algo en mente, una pregunta. Quizás algo que le quería decir, una sensación. Pero no encontraba las palabras, todavía mitad dormido, no recordaba mi duda.
Le seguí mirando a los ojos, el tono más profundo de negro que había visto jamás.
“Quiero levantarme así todas las mañanas.” Le susurré.
No respondió, no se movió, ni un solo parpadeo.
Entonces abrí los ojos de verdad. Me quedé mirando al cuadro en la pared. Y de repente lo recordé. Nunca le había preguntado por qué se fue.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario