Dos cuerpos (Ida Salcedo Gagliardi)

Me dejé caer sobre el colchón sucio y desteñido, aferrándome a su espalda endurecida, al calor del instinto y el olor salvaje de su piel.
Sus labios, su lengua susurrando en mi oído, despertaban en mí infinidad de sensaciones nuevas.
Él trató de decir algo, con aquella voz única e insolente. Entonces me consumió por completo. Le di la vuelta y mi cuerpo se pegó al suyo. Mi sangre hervía.
Sus besos se volvieron más fuertes, más rápidos, más profundos. La habitación se volvió oscura. Deseé parar el tiempo, aunque eso no lo hubiera hecho mío para siempre.
Me despreocupé del nombre, del anillo, de nuestra historia; éramos dos cuerpos y una cama sin sábanas. Y después, mucho después, volveríamos a ser hombres.

Categorías



Cada lunes publicaremos la lista de los relatos más votados en la web y en redes sociales.

El número de votos conseguido solo será visible al final del Certamen.

Deja un comentario